Estrés digital: el lado B de la cuarentena

estrés digital

El Estrés digital parece no dar tregua. Las llamadas por video de trabajo, con amigos y familiares ya saturó.

Herramientas como Skype, Zoom, Houseparty, WhatsApp o Facetime son los canales perfectos para combatir la ansiedad y la soledad, pero su uso y abuso tan intensivo ya está produciendo los primeros efectos secundarios.

Cada vez son más los expertos que alertan de un aumento de los episodios de angustia y agotamiento.

Esta “nueva normalidad” enfocó a muchos usuarios -recordemos, en este momento hay 2.500 millones de personas confinadas en todo el mundo.

Al estrés digital derivado de su incapacidad para desconectar o de la angustia que les provoca la visión constante de sí mismos en la pantalla.

La cuarentena obligatoria se volvió fundamental para frenar el avance del coronavirus, la cepa de COVID-19 que se está ocasionando desastres en muchos aspectos de la vida.

En pleno aislamiento y con muchas personas lejos de sus familias y amigos, las videollamadas empezaron a jugar un papel clave en los nuevos vínculos sociales de estos tiempos especiales.

Sin embargo, muchas personas acusaron en los últimos días que las videollamadas generan angustia, ansiedad y mucho estrés y esto tiene que ver, entre otras cosas, con la percepción de la imagen personal y la angustia e impotencia que produce no poder hacer nada para ver a las personas que queremos, o hacer lo que tanto nos gusta hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *